Entrevista del mes: Verónica Pastorino

¿Dónde naciste?
Nací en Capital Federal y realicé mis estudios de medicina en la UBA. Cuando terminé nos vinimos a Neuquén e hice dos residencias: primero Medicina General y luego la residencia de anestesiología.

 

¿Por qué elegiste anestesia como especialidad? 
En el último año de medicina general roté por la especialidad de anestesia que es una de las más complejas. Cuando estuve allí me pareció fascinante porque tenía toda la complejidad de terapia intensiva, clínica, cirugía. Uno se tenía que encargar del cuidado del paciente, mantener el medio interno, cuidar el tema del dolor, despertarlo y una vez que el paciente se iba bien, recién ahí terminaba tu trabajo, es decir, tenías un resultado bastante inmediato. Además del proceso me gustó cómo a través de las drogas podías estar presente y controlar todos esos momentos. Me pareció casi mágico.

 

Actualmente ¿Dónde trabajas?
Actualmente trabajo en dos centros que son el Instituto Médico de Gastroenterología y el CEM, Centro Médico de estudios.

 

¿Desde qué año sos socia de ANAAR?
Aproximadamente desde el 98’, 99’. Cuando terminé la residencia de anestesia.

 

¿Notaste algún cambio en la asociación desde que ingresaste?
Cuando comencé a ser socia note que había muchísima división entre lo que era el estado, porque tenías que ser anestesiólogo full time, y después estaba la gente que trabajaba en anestesia en el ámbito privado y no había mucha reunión entre ambos sectores. La gente del privado estaba bastante sola en la parte administrativa. Y ahora al estar las dos integradas ha crecido un montón. Los chicos que se incorporan, lo hacen con un montón de ideas nuevas y eso está buenísimo. Creció mucho también la parte científica, así que me parece que es un cambio muy interesante. Hoy está todo mucho más organizado y más enriquecido.

 

¿Cuáles son los desafíos por los que atraviesa un anestesiólogo en la actualidad? 
Me parece que la anestesiología es algo muy interesante, primero hay que conocer mucho, tenés que saber que vas a ser la persona encargada de cuidar al paciente mientras está en todos los procesos quirúrgicos y hacer que pase ese trance de la mejor manera posible. Esa sería la mejor parte. Pero también tiene una parte difícil: que es una especialidad compleja, que las cosas pasan de golpe, donde las emergencias son duras y tenés que estar dispuesto a vivir todo eso.

 

¿Qué actividades te gusta realizar en tu tiempo libre? 
Me encanta estar al aire libre. Hago buceo todos los fin de semana y remo, que generalmente los practico en el río o en el lago. Me gusta mucho salir a los alrededores: la cordillera, el mar, así que ni bien puedo me escapo y por lo general hago todas esas prácticas. Me apasiona conectarme con la naturaleza.

Posteado en Novedades